10 de Mayo de 1982 se hunde el HMS Sheffield en Atlántico Sur

0
227

Un día como hoy pero de 1982, seis días después de ser alcanzado por un misil Exocet, el HMS Sheffield se hundió con mal tiempo mientras aún estaba siendo remolcado por el HMS Yarmouth. Se hundió en 1800 m de agua justo en el borde de la zona de exclusión en 53°04′S 56°56′W. Fue el primer buque de la Royal Navy hundido en acción desde la Segunda Guerra Mundial.

El “Grupo Bristol”, integrado por el destructor Tipo 82 HMS Bristol, las fragatas Tipo 21 HMS Active y HMS Avenger, las fragatas Tipo 12I clase Leander, HMS Andromeda, HMS Penelope y HMS Minerva, el buque cisterna de apoyo RFA Bayleaf y el buque cisterna de flota rápida RFA Olna partió del Reino Unido. Se les uniría varios días después el destructor Tipo 42, HMS Cardiff, que navegaba desde Gibraltar.

HMS Bristol

HMS Alacrity, una fragata de clase Amazon Tipo 21, y su barco hermano HMS Arrow, realizaron un tránsito de reconocimiento de Falkland Sound Sonido de las Malvinas en español, el tramo de agua que separa Este y Oeste de Malvinas durante la noche hasta el 11 de mayo.

Arrow esperó en el extremo norte del estrecho mientras Alacrity transitaba de sur a norte para comprobar si el canal estaba minado.

Tras la salida de Alacrity del sonido, Arrow fue atacado por el ARA San Luis, un submarino diesel eléctrico Tipo 209 construido en Alemania. El submarino disparó dos torpedos SST-4, pero uno no salió de su tubo y el otro aparentemente fue derrotado por el señuelo de torpedos remolcado de Arrow. El San Luis sufrió varios fallos de funcionamiento de torpedos durante el conflicto. Más tarde en 1982, ingenieros alemanes visitaron Argentina para descubrir a qué se debía esto. Trascendió que un marinero argentino responsable del mantenimiento de los torpedos había invertido sin darse cuenta la polaridad de los cables de alimentación entre los torpedos y el submarino. Esto significaba que, en el momento del lanzamiento, los giroscopios de los torpedos giraban hacia atrás y simplemente caían fuera de los tubos.

En el Hermes, con la Task Force navegando en círculos a unas 90 millas al este de Puerto Argentino, las cosas están inquietantemente tranquilas. La densa niebla significó que se suspendieron las operaciones de vuelo, lo que no solo brindó la oportunidad de realizar tareas de mantenimiento en los Sea Harriers, sino que también proporcionó un respiro de las advertencias de ataques aéreos.