Operación Rosario

0
93

2 de Abril

Argentina recupera las islas. Gran Bretaña ya tiene a la de “Flota de Avanzada” rumbo hacia la Isla Ascensión. La Real Fuerza Aérea, tiene desplazando a la gran mayoría de sus aeronaves, realizando un puente aéreo “Gibraltar-Ascensión”.


Armada Argentina:


Desembarcan los comandos anfibios. El grupo principal rodeó y capturó el cuartel de la guarnición británica ubicado en Moody Brook, al oeste de la localidad poco antes del amanecer, provocando explosiones para que fuesen vistas por los defensores de Puerto Argentino y así entraran en pánico.
Casi simultáneamente otro grupo, ocupó la casa del gobernador, y luego de intimar su rendición, comenzó un fuego intenso en la parte superior de la ventanas de la casa buscando quebrar la voluntad de sus defensores. Allí se produce la acción heroica de GIACHINO, quien intentó entrar a la casa, pero fue herido de muerte.

Ejercito Argentino:


A las 00:00 hs
comenzaron a ingresar a la unidad aérea, los efectivos del Ejército que serían transportados a Malvinas: el RI 25 del Ejército, a cargo del coronel Seineldín, la Compañía de Ingenieros de Combate 9 y elementos del Comando de la IX Brigada de Infantería.

A las 04:00 comenzó el embarque del personal y del material. Se iniciaba así, la ejecución de la fase “Asalto”, de la Orden de Operaciones Aries 82.

A las 07:00 hs Fue ocupado el aeropuerto, que se encontraba obstruido para el aterrizaje, con máquinas viales y vehículos volcados. El proceso de remoción pudo hacerse sin oposición activa. La tarea, realizada por una Sección de la Compañía C del Regimiento de Infantería 25, (Comandado por el Teniente Coronel Mohamed Alí Seineldín) con el apoyo de una Compañía del BIM 2, fue esforzada y, a las 07:30 estaba finalizada.

Horas antes, en las primeras de la madrugada del 2 de abril, la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia, tenía un movimiento inusitado. En la plataforma de la unidad, se hallaban estacionados tres Hercules C-130H y dos Fokker F-28. Poco después de la 01:00 arribó otro Hercules C-130H y un Hercules KC-130H.

La hora prevista originalmente para iniciar la operación, fue demorada por los ya citados obstáculos sobre la pista de Stanley y la redistribución de tareas en la operación de recuperación de las islas. Por lo tanto, el Hercules C-130H TC-68, comandado por el comodoro Beltramone, despegó hacia Malvinas a las 05:15, trasladando al GOE, al Estado Mayor del Componente Aéreo del Teatro de Operaciones Malvinas (EMCATO), un Elemento Control Transporte Aéreo y el material para establecer una terminal de cargas en la nueva unidad aérea de combate.

A las 08:20 hs. se recibiò en el VAO COMANDO la información dada por el Almirante Allara, Comandante de la Fuerza de Tareas Anfibias, que el Gobernador deseaba parlamentar con el Comandante de la Fuerza de Desembarco, por lo que el Almirante Büsser se dirigió a la residencia de Hunt. Con él ìbamos el Capitán Monnereau (su ayudante), quien portaba una bandera blanca que había confeccionado con una antena de un equipo de radio y una bolsa de plástico blanca, y yo”
Relato del Capitán Roscoe, responsable de las comunicaciones y que ofició de traductor durante la rendición del Gobernador Hunt al Almirante Büsser.
“El vehículo que ìba a la cabeza recibió 97 impactos, pero nadie resultòó herido de gravedad. Después vino la rendición. Hunt pidió que fueramos a su casa. Lo hicimos. Allí estaban el Gobernador de las Islas y el Vicecomodoro Gilobert de la Fuerza Aérea Argentina. Me enteré que teníamos heridos, pero no sabía que era el Capitán Giacchino. El trato con Hunt fue inicialmente duro, demasiado rígido. La situación era tensa. Se negó a darme la mano. Lo que yo pretendía era generar un ambiente de razonable grado de confianza porque querìa que se rindiera lo mas rápido posible, para atender a nuestros heridos. Hunt se demoraba y le dije que habíamos ido allí para su rendición, que había heridos Argentinos y que si quería rendirse lo hiciese rápido. Así lo hizo.”


Relato del Almirante Carlos Büsser, Comandante de la Fuerza de Desembarco Argentino en Malvinas.


Después, el Jefe de los Royal Marine se rindió ante el Almirante Büsser.
El HerculesTC-68 se mantuvo en vuelo por espacio de una hora, orbitando al este de la pista de Stanley, mientras ésta era despejada de los obstáculos y, previo aviso, aterrizó a las 08:45, con los elementos que constituían el embrión de la BAM Malvinas que, pese a haber sido el primer blanco seleccionado por el enemigo, reconociendo su importancia vital para el sostenimiento de la guarnición argentina en las islas, resistiría cuarenta y cinco días bajo el fuego aéreo y naval y mantendría su capacidad operativa hasta el último día.


El GOE ocupó el aeropuerto y procedió a revisar sus distintas instalaciones. Verificada la ausencia de elementos que pudieran constituir riesgos para el personal y el material, fue entregando las dependencias a los encargados de establecer los servicios generales para el funcionamiento del aeropuerto y los especiales, que permitirían el control del espacio aéreo y de las aeronaves en operación, en el ámbito de Malvinas. El GOE permaneció en la base, para proporcionarle seguridad y defensa, hasta que fue relevado por una compañía específica, destacada al efecto desde la I Brigada Aérea.
Siguiendo escalonadamente al primer Hercules, se trasladó desde Comodoro Rivadavia al Estado Mayor de la IX Brigada de Infantería, la masa del RI 25, y la Compañía de Ingenieros 9, con el resto de los Hercules C-130H y los Fokker F-28, ese mismo 2 de abril, antes del mediodía.

De acuerdo con lo planificado por la conducción política, evacuó en los vuelos de regreso al continente, al personal del BIM 2, relevado a las 14:00 por el RI 25, el que quedó a cargo de la seguridad en Malvinas; actividad que cumplió hasta que fue relevado, a su vez, el 7 de abril de 1982.

Asimismo, se trasladó a Comodoro Rivadavia, al gobernador Rex Hunt, su familia y comitiva y a los Royal Marines británicos, todos los cuales fueron reembarcados en un Boeing B-707 que despegó de Comodoro Rivadavia a las 23:40, con destino al aeropuerto de Carrasco en la República Oriental del Uruguay.

El Comando Aéreo Estratégico ordenó el 2 de abril, el despliegue en Malvinas, de una escuadrilla de Pucará, de la III Brigada, que había arribado el día anterior a Río Gallegos. A las 16:00 hs, aterrizaron en Puerto Argentino, los primeros aviones de combate: cuatro Pucará despegados de Río Gallegos a las 14:00 hs. Su tarea: ejecutar las operaciones aéreas que le fueran ordenadas por el comandante del Componente Aéreo Teatro de Operaciones Malvinas, en el área de las islas.

La seguridad de Puerto Argentino, quedó a cargo de la Compañía de Policía Militar 181 que arribó el día 3 de abril de 1982, transportada en el Hércules C-130H TC-64.

Las operaciones predispuestas en el plan Aries 82 se estaban cumpliendo sin mayores dificultades y para el día 4 de abril, estaban completadas. Pero la situación político-estratégica había variado y los requerimientos que se sucedieron, incrementaron el esfuerzo del transporte aéreo, en una magnitud insospechada al inicio de las operaciones.

En los enfrentamientos iniciales, cae abatido por fuego enemigo el infante de marina Capitán de Corbeta Pedro Edgardo Giachino, el mismo 2 de abril.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, decide tratar la cuestión. En la Plaza de Mayo se realiza un acto popular, de adhesión a la recuperación de las Malvinas.

Oficialmente se informa que las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, están bajo soberanía Argentina. Londres advierte que se aplicarán sanciones económicas y resuelve el envío de la Task Force (fuerza de tareas), en acción punitiva, al Atlántico Sur.

Arriba al Aeropuerto de Malvinas (de Puerto Argentino), el Radar de Fuerza Aérea.