Sobrevivientes del ARA Belgrano se reunirán en Salta

0
83

El encuentro será mañana y el sábado. Habrá un acto homenaje a los salteños caídos en Malvinas y una cena de camaradería en el Centro de Convenciones.

Sobrevivientes del hundimiento del crucero ARA General Manuel Belgrano, provenientes de distintas provincias, se reunirán en la capital salteña este fin de semana.

Mañana realizarán un acto homenaje a los salteños caídos en Malvinas en el Campo Histórico de la Cruz, desde las 16.30 y el sábado, a partir de las 19.30 en el Centro de Convenciones llevaran adelante un acto de recepción y una cena de camaradería.

Se trata del tercer encuentro de tripulantes del crucero, atacado el 2 de mayo de 1982 durante la guerra de Malvinas. Se espera la llegada de unos 53 sobrevivientes de las provincias de Misiones, Corrientes, Santa Cruz, Buenos Aires, Tucumán y Jujuy, entre otras. También participan algunos familiares y los de caídos en Malvinas. El primer encuentro tuvo lugar en Mar del Plata, en 2017 y el segundo fue en San Juan el año pasado.

Jorge García, presidente del Centro de Excombatientes de Malvinas Salta y sobreviviente del crucero General Belgrano, contó que en el último tiempo los veteranos de la guerra de Malvinas de distintas fuerzas se han empezado a encontrar.

“Decidimos reunirnos una vez al año por lo menos para confraternizar, recordar y, en ese marco, reivindicar la causa Malvinas, honrar a nuestros héroes”, contó García.

“En la reunión del año pasado surgió la idea de hacerla este año en Salta, porque tiene fama de ser una linda provincia con muchos atractivos, entonces con compañeros y hermanas de caídos en Malvinas nos pusimos a organizar”, agregó.

Recuerdos

Jorge García relató que tenía 19 años cuando había egresado de la Escuela de Mecánica de la Armada con el grado de cabo segundo de Comunicaciones y que el crucero Belgrano fue su primer destino después de sus estudios.

El domingo 2 de mayo de 1982 ocurrió el ataque perpetrado por el submarino nuclear inglés HMS Conqueror. “Alrededor de las 16 nos impactaron dos torpedos. Eran mortales totalmente”, indicó.

El primer torpedo impactó en la parte del medio y posterior del crucero. “Hizo muchísimo daño. Entró agua. El torpedo rozó también a uno de los buques que iba con nosotros”, dijo.

El segundo torpedo destrozó 15 metros a la proa del buque y provocó que se quedara sin energía, a oscuras.

García estaba en la segunda cubierta hacia abajo, en la cocina, compartiendo la merienda con un compañero salteño en ese momento.

“Estabamos tomando mate para luego ir a cubrir la guardia a las 16. Gracias a Dios ninguno de los dos sufrimos más que golpes por el impacto. Practicamos el protocolo que se llama “zafarrancho’, puntualizó.

Había incendios, explosiones y agua dentro del ARA Belgrano. “Logramos salir, yo por un lado y mi compañero por otro. Me acuerdo que llegué arriba y el crucero estaba muy ladeado, escorado. Se hundía irremediablemente”, expresó.

A las 16.40 el comandante ordenó el abandono. Los tripulantes saltaron a sus balsas y afrontaron la odisea de sobrevivir en la inmensidad del mar hasta que los rescataron.

“Gracias a Dios me rescataron, al igual que a 770 compañeros. Fue un rescate épico pese a las condiciones que teníamos de temporal y frío extremo. Los buques hicieron un trabajo realmente meritorio que quedó grabado en la historia”, manifestó.

A los pocos días después del ataque García volvió a Salta. Su madre fue un pilar importante para él. “Apenas llegué me mandó a hacer curar del susto. Mantener el espíritu fuerte es importante. No tuve problemas. Soy socio fundador del Centro de Excombatientes de Malvinas Salta desde 1987. Me dedique todo este tiempo a tratar de solucionar los problemas de los compañeros a través de la institución”, destacó.

“Nosotros volvimos y podemos contar la historia, pero los verdaderos héroes son los que dieron su vida allá y sus familias, que tuvieron que aprender a vivir sin ellos”, finalizó.

“Heridas del alma”

Abraham Nevora, otro sobreviviente del crucero ARA Belgrano y colaborador en la organización del “Encuentro de Amigos del ARA Belgrano”, expresó que el objetivo es reunirse luego de 37 años. “Muchos ya ni nos reconocemos y otros directamente no nos conocemos porque éramos de distintas divisiones. También queremos que los compañeros de las otras provincias conozcan nuestra preciosa ciudad y cultura”, recalcó.

Nevora relató que era soldado conscripto de la clase 63. Había ingresado a la fuerza el 5 de febrero de 1982 en Salta y fue trasladado a Puerto Belgrano. Se preparó para ser radioperador en la marina.

“Recuerdo que tomé la guardia a las 15.45 a un veterano de guerra que lamentablemente falleció congelado, Omar Madrid, de El Tala. Nosotros conversábamos cuando minutos después de las 16 escuchamos la primera explosión”, manifestó.

Nevora y Madrid desembarcaron en distintas balsas. El primero logró salvarse pero el segundo no corrió la misma suerte. El soldado conscripto fue enviado al liceo Naval de la Plata. Terminó el servicio militar y salió de baja en junio de 1983. Al mes siguiente ingresó a trabajar en una compañía petrolera en Tartagal, ya que poseía título de técnico electromecánico.

En marzo de 2016 regresó a vivir a la capital salteña.

“Me dediqué a trabajar, formé mi familia. Los recuerdos de ese momento fueron muy traumáticos, fuertes. Mucho tiempo los tuve guardados, había cerrado esa página, pero las heridas del alma van sanando y hoy uno lo puede hablar.

Hace unos años hice un retiro espiritual, un encuentro con Dios, y aprendí que uno se puede liberar de ciertas cosas. Ahí pude volver a conversar sobre lo que había vivido”, culminó.

El cronograma del encuentro 

Mañana habrá un acto homenaje en el Monumento a los Héroes Salteños Caídos por Malvinas del Campo Histórico de la Cruz, desde las 16.30, con el descubrimiento de placas recordatorias y ofrendas florales

El sábado se realizará un evento de recepción y el “Encuentro de amigos del ARA Belgrano”, en el Centro de Convenciones, a partir de las 19.30. Habrá entrega de souvenirs y recordatorios y una cena de camaradería.